Nuestra Historia

Nuestro Colegio, es uno de los cuatro adscritos a la Universidad Complutense de Madrid, cuya finalidad es la divulgación de la lengua, de la cultura y de la civilización de otros países. Los otros son el Colegio Mayor Colombiano Antonio Caro, hoy de fundación universitaria; el Colegio Mayor Ntra. Sra. de África y el Colegio Mayor Argentino Ntra. Sra. de Luján.

El de Brasil es también uno de los más antiguos, pues inició su construcción en 1960, al firmarse el Acuerdo Cultural Brasil-España, vigente aún hoy, y en la misma fecha en la que la capital brasileña, entonces Río de Janeiro, se trasladó a Brasilia.

Fue inaugurado dos años más tarde, iniciando sus funciones en octubre del mismo año, al empezar el año académico.

La idea de la construcción de una Casa del Brasil en Madrid surgió con ocasión de la visita hecha a la capital española por el Dr. Juscelino Kubitschek de Oliveira, en aquél entonces Presidente electo de Brasil, que al recibir a los estudiantes de su país que ampliaban en Madrid sus estudios, apreció la necesidad de tal iniciativa cultural.

Ya elevado el Dr. Kubitschek a la alta Magistratura de la nación, el proyecto de la Casa del Brasil fue desarrollado por el Ministerio de Educación y Cultura, en donde su ilustre titular, señor Clovis Salgado, se constituyó en paladín y supervisor de los trabajos y providencias que tanto en el Brasil como en España se realizaban para que la idea primera de la Casa brasileña en Madrid se convirtiese en realidad fecunda.

El 7 de agosto de 1959, la Embajada de España en Río de Janeiro comunicó oficialmente al Ministro de Educación y Cultura el ofrecimiento hecho por la Junta del Gobierno de la Ciudad Universitaria de Madrid, de la donación de un terreno en el recinto universitario para la construcción de un Colegio Mayor, cuya propiedad se otorgaba al gobierno brasileño y que se denominaría Casa del Brasil.

El ofrecimiento fue sometido a aprobación del Presidente de la República, que lo aceptó. En él se sugería que para contribuir a los gastos de la obra, fuesen utilizados los excedentes de café del Instituto Brasileño del Café, que donaría a España veinte mil sacas de este producto para su consumo interior, compensando su valor el pago de las obras de la Casa del Brasil.

Fueron artífices de esta labor de concreción y éxito definitivo del proyecto, en el Brasil además del Ministro de Educación y Cultura y sus colaboradores, el Instituto Brasileño de Cultura Hispánica y el Embajador español en Río de Janeiro; en Madrid, el Ministro de Educación Nacional, señor Rubio y García-Mina y sus colaboradores, el Embajador del Brasil, señor João Pizarro Gabizo de Coelho Lisboa, la Junta de Gobierno de la Ciudad Universitaria y el Instituto de Cultura Hispánica, presidido en aquel entonces por Don Blas Piñar, gran defensor de esta iniciativa.

Se designó entonces al arquitecto brasileño, Don Luis Afonso d’Escragnolle Filho, para realizar el anteproyecto de la Casa del Brasil y dirigir a la vez las obras de construcción de la misma, trasladándose para ello a Madrid el señor d’Escrangnolle Filho, quien, con el profesor Don Leónidas Sobrinho Porto, como representantes ambos del Ministerio de Educación y Cultura del Brasil, hubieran de tratar con las autoridades españolas de las providencias a tomar en torno a la nueva Casa. Al mismo tiempo se autorizó al embajador del Brasil en España, Don João Pizarro Gabizo de Coelho Lisboa (Decreto número 47.295-A, promulgado con fecha 27 de noviembre de 1959), para recibir el terreno donado por el Gobierno español, en acto oficial realizado en Madrid el 21 de noviembre del mismo año de 1959.

Por acuerdo ministerial de 4 de setiembre de 1959, aprobado por el Presidente de la República, fue designada la “Campanha de Aperfeiçoamento do Pessoal de Ensino Superior ” (CAPES), para “activar la cuenta destinada a los pagos motivados por la construcción de la Casa del Brasil en Madrid encargándose de todos los trámites necesarios para el cumplimiento de los objetivos propuestos”.

Dando cumplimiento a la orden ministerial, la CAPES otorgó al doctor Don Pericles Madureira de Pinho, la representación en todas las disposiciones del citado proyecto, al objeto de controlar desde el Brasil los trabajos constructivos que se realizaban en Madrid.

A la par que en España los representantes del ministerio brasileño de Educación y Cultura activaban sus contactos con distintas autoridades relacionadas con la construcción de la Casa del Brasil y al objeto de alcanzar la pronta puesta en marcha de las obras, en el Brasil eran tomadas las medidas precisas para efectuar la venta a España de los excedentes de café, más arriba apuntados. Así, en 17 de febrero de 1960 se firmó en Río de Janeiro el contracto ente el ministerio de Educación y Cultura del Brasil y la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes de España representada ésta por el encargado de Negocios de la embajada española, don Eduardo Gasset y Díaz de Ulzurrun, conde de Peñarrubias, por cuyo contrato se realizaba la transacción comercial, destinándose el producto de dicha venta a costear la obra de la Casa del Brasil en la Ciudad Universitaria madrileña.

Fue entonces convocado en España concurso público para realizar la construcción de la Casa del Brasil, recayendo el acuerdo de la comisión encargada al efecto en la firma “Torregrosa, S. A, Empresa Constructora”, a la vez, con el autor del proyecto, arquitecto Don Luis Afonso d’ Escragnolle Filho y por su indicación del ministerio español de Educación Nacional, prestó asistencia directa y orientó en todos los detalles constructivos de la Casa el arquitecto español Don Fernando Moreno Barberá.

El 29 de julio de 1960 asumió el profesor don Leónidas Sobrinho Porto la dirección de la “Maison du Brasil” en París trasladándose desde Madrid a la capital francesa, pero actuando aún entonces con el arquitecto señor d’Escragnolle Filho, en relación con las autoridades españolas, hasta el mes de marzo de 1962, en que cesó en su función representativa del ministerio brasileño de Educación y Cultura en Madrid. Este mismo mes se hizo cargo como primer director de la Casa del Brasil en España, el profesor Don Joaquín da Costa Pinto Netto, llegado a Madrid para organizar su administración y preparar su funcionamiento.

El 4 de junio de este mismo año de 1962, fue solemnemente inaugurada la Casa, presidiendo tal festividad inaugural el entonces ministro español de Educación Nacional Don Jesús Rubio y García-Mina y el Rector Magnífico de la Universidad del Brasil, profesor Don Pedro Calmon de Bittencourt, enviado extraordinario del Gobierno brasileño para asistir a dicha solemnidad. La Misión brasileña del ministerio de Educación y Cultura debía haber sido presidida por entonces titular de la cartera, Don Antonio Ferreira de Oliveira Brito, que imposibilitado de hacerlo por exigencias de su cargo, se hizo representar por el doctor Don Pericles Madureira de Pinho, por el profesor Leónidas Sobrinho Porto y por el profesor Don Pedro Calmon de Bittencourt, que presidió la misión oficial.

Brillantes bajo todos los aspectos, las fiestas con que brasileños y españoles se juntaron y hermanaron para celebrar esta inauguración contaron con la presencia del ex ministro, señor Clovis Salgado, que, con su asistencia, confirmó su interés extremo por una obra concebida y creada en el tiempo que ocupó la alta dirección de la educación y cultura brasileña.